miércoles, octubre 15, 2014

Agujeros

Es uno de esos días en los que cosas que pueden ser insignificantes se vuelven pesadas, y se clavan en tu mente. Sin dejarte respirar se aferran, sin dejarte pensar y sacando lo peor de ti. Un cúmulo que sólo te lleva a pensar en la estupidez humana, en lo poco en que se puede quedar la palabra confianza, la palabra amistad o esa tan caótica llamada amor. Da lo mismo, porque hoy todo va a parecerte estúpido, hoy todo te va a doler y va a provocar pequeños agujeros. Lo malo es cuando sientes que esos agujeros van formando uno grande, demasiado grande y oscuro que intentas tapar día a día mientras se ensancha. Hasta que resbalas. Las sonrisas forzadas se han esfumado, mientras las verdaderas se lamen las heridas sin fuerza. Vas cayendo en una espiral que no te permite salir, que te hará ver cada vez más pequeñas cosas maliciosas, que te irán envenenando porque tus defensas se han desplomado. Vaya mierda de sentimiento humano. Vaya putada de agujero, por el cual deplorablemente pasamos todos. Pero mientras te encuentras dentro te preguntas... ¿Tan mal lo he hecho? ¿Merezco esto? ¿Saldré pronto? Sabiendo que en algún rincón tienes tus propias respuestas, aunque hoy está demasiado oscuro para poder verlas. Hoy el cansancio vence.

No hay comentarios:

Publicar un comentario