"Santa sangre"



Con creces mis manos manchadas de sangre y mi realidad turbada se vuelve mugre. Atmósfera turbia plegada en la noche de mi sueño constante. Mi oscuridad reprimida invade la castración de una moralidad perdida. Patológica obsesión por quebrar el ardor de una puta agotada de dolor. Donde la virgen ponzoñosa se mece tullida, vestida de sadismo aterciopelado, buscando la razón para acabar con un corazón al filo del acero abrasador.

N {Propio}
Santa sangre (1989)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ronroneo de tu piel

Bruma

Muere el nushu, una lengua sólo para mujeres