Juego de dos

Dentro de nada se verán nuestros cuerpos juntos en la cama. Expectación, emoción, todo lo que un ser puede sentir antes de consumar la pasión. Mis manos tiemblan, se me nubla la visión y siento en mi cara un tremendo pudor. Pero llega la hora, se acerca el principio del fin de esta exaltación, para pasar a un intrínseco solaz donde solo jugamos dos. Oh, movimiento incesante que me vuelve loca y me deja sin aire. Oh, perfecto baile que deja pálida a la luna y la baja de su oscura cumbre. ¿Cómo decir que esto es el fin? Cuando empieza el temblor de mi más sentido común. Cuando se produce el big bang dentro de mi ardor.  Todo se concentra en un precioso momento, todo se expande en una húmeda habitación. ¿Cómo parar ante este torbellino en toda mi amplitud? Jugamos a ser adultos en un lugar donde muere el amor. Tocamos el infinito donde desaparecen las vocales del suplicio. Se unen las cuerdas formando gemidos en una bella canción. La noche pasa y sólo dejamos vagos recuerdos en la cama, empezando de nuevo con las laboriosas mejillas sonrojadas, para pasar a un sueño guiado por la unión de nuestro corazón.

N {Propio}

Comentarios

  1. "Jugamos a ser adultos en un lugar donde muere el amor" Me ha encantado la frase. Aunque en verdad no creo que el amor muera, sino que se intensifica; ni que sea cosa de adultos, sino de enamorados.
    Tienes un blog estupendo, te estoy siguiendo.
    Un abrazo.
    http://my-pinkdreams.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un perro andaluz

Por la boca muere el pez

Ronroneo de tu piel