Pancartas


Pasan las horas... El cansancio solo consigue acechar más mis pensamientos. Cierro la ventana ante la brisa demasiado fresca de la noche y me acurruco junto a la almohada pensando la razón de mis noches en vela. El dolor de la sien me remite la necesidad de conciliar el sueño, pero todas estas noches me lo roban. Soy joven con innecesaria falta de caprichos, no soy nadie con el pensamiento de alguien. Pienso en un futuro vacío donde las calles se llenan de pancartas y los gritos recorren edades, sexos y continentes. Veo algunas noticias de mi alrededor y me siento importante, guiándome hacia unas voces y otras, en un vaivén repleto de ignorancia. No digo todos mis pensamientos, no apoyo nada, porque algunas miradas se clavarán en mis palabras con reproches. Cobarde y confundida sigo a la mayoría, con mis noches en vela y sintiéndome vacía. ¿Qué debo pensar? ¿Qué debo decir?... ¿qué quiero gritar?

Las tantas de la noche y mi corazón sigue su curso perdido, sin ninguna solución, sin nada que me apacigüe. Miro al techo y después mis manos... ¿Debo gritar ante mi realidad? ¿Debo seguir formándome sin ninguna visión de posteridad?

Me levanto y comienzo a ver, empiezo a leer, a buscar y a entender. Siento, escucho, recuerdo... todo lo que consigo comprender. Me miro al espejo y me veo tan joven e insignificante que me hundo en el peso de la perturbación. Me vuelvo a mirar y concibo que soy alguien, con el pensamiento de nadie. Que no puedo esconder la intensidad de mi mente y no debo ocultar la veracidad de mis sentimientos. Alzo las pancartas de mis palabras junto a las huellas de mis propias ideologías. Grito mi protesta por no recordar quién soy.

Vivimos en un mundo en el que pocos saben quién son, pocos recuerdan el por qué de la razón. Un mundo donde los caprichos se imponen rodeados de dinero y tiendas. Un mundo donde personas viven con temor y los poderosos aplastan y viven sin fervor. Mares repletos de nuestros despojos, puestos repletos de incompetencia, pensamientos sin sentido y corazones vacíos. Un mundo carcomido por la indiferencia, la avaricia y el poder. Donde algunas personas dan sin recibir, alzando las pancartas de sus pensamientos e imponiendo su deseo de querer vivir. Gritando su respuesta al saber quién son.

N {Propio}

Comentarios


  1. Hola!! he pasado por aqui y me ha gustado mucho tu blog, asi que me quedo!! tienes
    una seguidora más.
    Pasate por el mio, tu y tu blog quedais oficialmete invitados XD

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! :) agradezco tu invitación, ahora mismo me paso ^^

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Tu blog es precioso, me encantó; ya tienes una seguidora más. Me gustaría invitarte también al mío ^^
    Cuídate y gracias (:

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias también :D ahora me paso :3!

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola, Nhara, me gustó tu blog, me pareció sincero.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un perro andaluz

Por la boca muere el pez

Ronroneo de tu piel