Somnolencia eterna

Amar con la suavidad de un hechizo penetrante. Sentir el rocío de la noche petulante. Aumentar mi respiración, sintiendo que se desboca mi corazón. Torbellinos de sencilla admiración. Amargos helechos de somnolencia eterna. Realidad causada de la ciega imaginación, sin distinguir mi alma entre los recortes de tu inspiración. Creando, mirando, sintiendo tu roce ambiguo, cubierto por el mar angosto. Amar con el toque de la nada y el cúmulo de un todo. Apartar las miradas, con quemaduras en la piel. Suspirar en los sueños, portadores de tu piel.


N {Propio}

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un perro andaluz

Ronroneo de tu piel

Bruma