Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Piel alterada

Con el pulso acelerado vi como se acercaba, vi cómo caminaba. Abrumada por el viento que recorría sus formas mi osada lengua relamió mis jugosos labios con ansia. Mis piernas excitadas comenzaron a caminar hacia lo que más deseaba. Le miré a los ojos, esos maravillosos ojos y dejé que me confundieran. Mis manos empezaron a acariciar mi cuerpo, como intentando calmar la necesidad de juntarse con el suyo, o simplemente para atraerle hacia el mío. Comprendí al instante que estaba alterando mis hormonas, jugando con los deseos ocultos, con la piel alterada. Entre en la marea chorreante, en las húmedas sendas y en los innombrables sueños. Dejándome caer en un remolino de locuras, extravagancias y sensaciones.

N {Propio}

Mustang de los 70

Sus miradas se encontraron. Ella podía percibir aquel instante al completo, podía sentir la suave brisa de verano, podía captar el movimiento de un gato callejero pasando por su lado, las palomas alzando el vuelo en la calle de enfrente, la niña de pelo rubio absorta en su globo. Todo parecía a cámara lenta, sus pasos se habían ralentizado, al igual que los de él. Su cabellera corta y castaña destellaba en múltiples gamas por los rayos del sol que traspasaban con nimia dificultad las nubes. Todo quedó en una fracción de tiempo demasiado pequeña, por la que cruzaron multitud de recuerdos de años pasados.

Al terminar ese intenso, pero pequeño momento, intentó calmar su acelerada respiración. Le había visto, estaba de nuevo en la ciudad. Había visto de nuevo aquellos ojos que le robaron el corazón en un tiempo que a ella le parecía muy lejano. Él la había mirado con la misma intensidad, o sólo se lo había imaginado, pero estaba segura de que no le había pasado desapercibida.
Consiguió cal…

Mariposas alzando el vuelo

La ventisca se fue disipando, dejando mi vista libre.

Las mariposas echaron al vuelo, rompiendo las raíces.
Mi mirada quedó prendida, de tus múltiples matices. Mis oídos encontraban lo que tú jamás me dices. Acaricio, acompasada, tu alma acalorada.  Salvajemente nuestras bocas quedan encontradas. Nuestras manos unidas, nuestras melodías extendidas. Bésame hasta que de mí no quede nada. Confúndeme entre tus caricias y deja que me quede con todas tus sonrisas.
N {Propio}

Al final del camino

Hay caminos inhóspitos, oscuros, difíciles. A veces no puedes seguir avanzando, a veces estas demasiado cansado. Se hace duro, cuesta arriba, imploras al universo que todo acabe, que se ilumine de una vez el sendero, un sendero enmarañado, lleno de imposibles curvas, donde no alcanzas a vislumbrar el final. No puedes más, y lo sabes. Pero debes continuar, debes seguir y no quedarte tirado en ese camino. Sabes que si eso ocurriera las espinas de ese camino acabarán con tu cuerpo y la neblina oscura y pesada que lo envuelve acabará con tu alma. Pero son tus ojos los que deben acostumbrarse a ella, son tus manos las que deben buscar las piedras, tus pies los que deben saltar las espinas. Es tu camino, un camino que tu decidiste, aunque a veces se vuelva imposible, aunque a veces no pudieras elegir alguna dirección, pero estás en él por algo. Sigues caminando por algo, por un final donde eso quede olvidado. Donde tu camino se abra y no tengas que volver la vista al horror ya sufrido. Tu m…

Las estrellas en tu suave pelo

Cosas bonitas pasarían, cosas preciosas nos ocurrirían, todas las cosas nos mecerían si tú quedarte conmigo querrías.

Pasados momentos,
sobrenaturales presentes, caricias acuosas que van resbalando por nuestro  idílico encuentro.

Amaneceres perdidos,
atardeceres encontrados en  nuestras inseparables manos.

¿Cómo decirte que me muero por ti,
que vivo sólo para ti y que me pierdo en tu alma sin querer encontrarme?

Porque te quiero, porque siempre
pensaré en esa palabra sin olvidar tu nombre. Porque algún día comprenderás las dimensiones del sueño que estoy viviendo, siempre a tu lado, siempre a merced de tus sonrisas, al final de tus palabras y al principio de tus jugosos labios.

Te quiero desde que descubrí
las estrellas en tu suave pelo, desde que encontré la felicidad  en tus perennes formas, desde que entraste por la ventana y jamás podrá escapar de mi tu brillante estela.

Porque te quiero más que a mi ser,
más que al sol que el cielo brinda  cada día, más que a la luna que  acaricia nuestras vidas. Más de  lo que j…

De los suspiros algo nace

De los suspiros algo nace
que no es la pena, porque la he abatido antes de la agonía; el espíritu crece olvida y llora: algo nace, se prueba y sabe bueno, todo no podía ser desilusión: tiene que haber, Dios sea loado, una certeza, si no de bien amar, al menos de no amar, y esto es verdadero luego de la derrota permanente.


Después de esa lucha que los más débiles conocen. hay algo más que muerte; olvida los grandes sufrimientos o seca las heridas, él sufrirá por mucho tiempo porque no se arrepiente de abandonar una mujer que espera por su soldado sucio con saliva de palabras que derraman una sangre tan ácida.


Si eso bastase, bastaría para calmar el sufrimiento, arrepentirse cuando se ha consumido el gozo que en el sol me hizo feliz, qué feliz fui mientras duró el gozar, si bastara la vaguedad y las mentiras dulces fueran suficiente, las frases huecas podrían soportar todo el sufrimiento y curarme de males.


Si eso bastase: hueso, sangre y nervio, la mente retorcida, el lomo claramente formado, que busca a tient…

Agua sexual

Rodando a goterones solos,
a gotas como dientes,
a espesos goterones de mermelada y sangre,
rodando a goterones,
cae el agua,
como una espada en gotas,
como un desgarrador río de vidrio,
cae mordiendo,
golpeando el eje de la simetría, pegando en las costuras del
alma,
rompiendo cosas abandonadas, empapando lo oscuro.

Solamente es un soplo, más húmedo que el llanto,
un líquido, un sudor, un aceite sin nombre,
un movimiento agudo,
haciéndose, espesándose,
cae el agua,
a goterones lentos,
hacia su mar, hacia su seco océano,
hacia su ola sin agua.

Veo el verano extenso, y un estertor saliendo de un granero,
bodegas, cigarras,
poblaciones, estímulos,
habitaciones, niñas
durmiendo con las manos en el corazón,
soñando con bandidos, con incendios,
veo barcos,
veo árboles de médula
erizados como gatos rabiosos,
veo sangre, puñales y medias de mujer,
y pelos de hombre,
veo camas, veo corredores donde grita una virgen,
veo frazadas y órganos y hoteles.

Veo los sueños sigilosos,
admito los postreros días,
y también los orígenes, …

Conmigo

Aprende a tocar conmigo el cielo y a sumergirte entre las melodiosas horas. Coge mi mano y alza el vuelo. Mira alrededor, todo pasa deprisa, todo se va quedando atrás pero nuestras manos siguen cogidas. Cosquillas en los sueños donde lo irrelevante se vuelve eterno, donde las miradas abarcan un fuego intenso y donde nuestro perenne deseo se perpetúa sin descanso. Consigue las sonrisas del corazón e imprime las notas de nuestra canción. Abrázame como si nuestro instinto animal tuviese perdón. Agarra mis muslos para alzarme en la continua sazón. Abre mi ser en una exquisita posición y contempla como mi alma se consume en nuestra deslumbrante absorción.
N {Propio}

Un agujero en mi camino

Cae como la noche helada, agarrotando cada músculo de mi cuerpo débil e impotente. Miro a mi alrededor y no se distinguir entre la oscuridad azechante. Me asfixio, me siento atrapada y me envuelvo en la más pura incertidumbre. Acostumbrada a temer lo que me rodea, estoy cansada. Alzo mis manos con valentía para acariciar la nada. Todo tiembla, pero sólo es mi cuerpo el que mantiene la danza. Busco, indago en la noche sin estrellas pues siento que me falta algo. Lo encuentro, pero sólo es un agujero muy profundo. Me angustio y siento que me falta el aire, pues el orificio se va tragando todo lo que me rodea, como el oxígeno. Palpo los bordes para sujetarme y de repente siento tranquilidad. Una red perfecta y bella va tapando la abertura . una red que va iluminando el camino que he recorrido. Unas manos la tejen, a la vez que me sujetan para no caerme dentro de la nada. Mi cuerpo va renaciendo, lleno de vida y pasión. Mi mente lúcida vislumbre la persona dueña de esas manos perfectas. E…

Tu musa, tu amante

Imagen
Componiendo cada letra, cada nota. Experimentando con la vida y los sentidos. Siénteme dentro, nublando tu mente mientras flota tu cuerpo. Haz de mí todo lo tuyo y comprueba que te tengo. Abraza mis tentáculos de pasión, drama y tensión. Compongo tu vida, siento tus lágrimas rozando mis versos. Soy tu noche y tu día. Soy lo que compensa los sentimientos perdidos, los sentimientos encontrados. Acaricio tus sueños para perderte en el aire, en el polvo de cada mañana. Soy tu risa, tu melancolía, tu odisea en esta composición efímera. Eternos romances, inciertas melodías. Sonando en tus labios, quizás soné en pasados, probablemente suene en futuros. Quiero atraparte dentro de mis notas y hacer que tu mente se vuelva loca en la revolución de tus sentidos. Te acompañaré siempre y me sentirás cerca. A veces me odiaras, pero incondicionalmente me amarás. Siempre en las vidas de este complejo y apasionado mundo me podrás encontrar.

No tengo edad, no tengo mirada ni cuerpo al que tocar. Soy como…

Hechizo penetrante

Amar con la suavidad de un hechizo penetrante. Sentir el rocío de la noche petulante. Aumentar mi respiración, sintiendo que se desboca mi corazón. Torbellinos de sencilla admiración. Amargos helechos de somnolencia eterna. Realidad causada de la ciega imaginación, sin distinguir mi alma entre los recortes de tu inspiración. Creando, mirando, sintiendo tu roce ambiguo, cubierto por el mar angosto. Amar con el toque de la nada y el cúmulo de un todo. Apartar las miradas, con quemaduras en la piel. Suspirar en los sueños, portadores de tu piel.
N {Propio}

Realidad

Intento exprimir cada gota de mis sentimientos, aumentar mis sentidos y agarrarme a la realidad causante de mi desfallecimiento. No quiero volver al mundo de los sueños donde poco a poco voy perdiendo lo que en realidad tengo. No quiero contener mis pesares, mis lágrimas y quiero aferrarme al dolor para fortificar esta realidad que me ofrece varias oportunidades. No quiero perderme por el sendero oscuro de mis noches, ni dejarme arrastrar por un malestar incongruente. Quiero exprimir cada gota de mis pensamientos, aumentar las cosas bellas de mi vida y aferrarme a tu sonrisa. Quiero volar por esta vida y aprender de las equivocaciones cometidas. Quisiera arrancar los helechos que nublan mi mente, gritarle al mundo que estoy presente... que nada me hará menos fuerte.
N {Propio}