Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

Condenándome

Húndete en la oscuridad de mi cuerpo, en la calidez de mi garganta, en la posada de mi alma. Lame cada gota de mi cuerpo, inspira cada suspiro de mis labios y mezcla tus sabores en la fragancia de mis sueños. Crea la humedad en mis ventanas y en las sabanas de nuestros momentos. Alza los brazos para tocar con los dedos el tejido de nuestros movimientos. Tómame, tócame, haz sentir que mis ojos se nublan de maldito placer, condenándome a necesitar cada parte de tu ser.
N. {Propio}

Tuyo, mío y nuestro

Necesito tu respiración, tu valentía y seguridad ante la vida.
Necesito tu mirada posada en las estrellas y una sonrisa enmarcada en tu cara.
Necesito tu inspiración y tu mano en la mía.
Quiero tu alma como mía y que me pertenezcas para toda la vida.
Quiero ser tu apoyo y tu libertad.
Quiero que mi ser te pertenezca y que disfrutes acariciando cada curva de mi cuerpo.
Miro a mi alrededor, a mi lado y al frente, mas siempre verte abre las puertas de mi mente creando un mundo lleno de afectos, seguridades y defectos.
Amo tus errores y tu manera de levantarte con cada golpe.
Amo mi cuerpo sobre el tuyo formando un cuadro dibujado en las estrellas mientras nuestras esencias se pierden en el universo de nuestros besos y caricias.
Amo todo lo tuyo, mío y nuestro.
N {Propio}

Política

‎- Papá, tengo que hacer un trabajo para la escuela. Te puedo hacer una pregunta?
- Claro, hijo. ¿Qué quieres saber?
- ¿Qué es la política?
- Bueno, tomemos nuestra casa como ejemplo. Yo soy el que traigo el dinero a casa, así que se me puede llamar “el capitalismo”. Tu madre es la que administra ese dinero, por lo que la podemos llamar “el gobierno”. Entre los dos cuidamos de ti y de tus necesidades, entonces tú serí­as “el pueblo”. A la sirvienta la podemos llamar “la clase trabajadora” y tu hermana pequeña sería “el futuro”. ¿Entiendes hijo?
- No estoy seguro. Tengo que pensarlo.
Esa noche, cuando el llanto de su hermanita lo despierta, el chico va a ver qué pasa. Al ver que la niña ha ensuciado el pañal, va a la habitación de sus padres pero se encuentra a su madre durmiendo profundamente. Va entonces a la habitación de la sirvienta, para descubrir a su padre en la cama con ella. El chico golpea la puerta, pero nadie lo escucha, por lo que vuelve a dormir a su habitación. A la mañana s…