Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Tu mundo

Aprovechando los rayos de sol, sigo con la mirada las gotas de rocío. Tirada en la hierba, mis huesos notan las huellas del frío que ha dejado la noche. Sigo en la misma posición que doce horas antes, admirando el cielo y sus cambiantes colores, dando formas extrañas y magníficas a la vegetación de mi alrededor. Durante todo ese tiempo, he podido escuchar infinidad de sonidos que han ido formando la propia melodía de la naturaleza, llena de armonía y paz.
Me levanto y estiro mis músculos engarrotados. Paseo por los caminos que denotan los pasos pasados de animales y seres humanos. Mis pensamientos se llenan de vivencias, direcciones, aventuras, penurias que pueden conllevar esas huellas. Entonces empiezo a escuchar el agua correr, de forma sinfónica, y me dirijo hacia ella. 
Descubro un riachuelo con una pequeña cascada entre las rocas y mi alma se llena de ansia por probar el agua cristalina. Me quito la ropa manchada por la hierba e introduzco mi cuerpo en el río. Me sumerjo admira…

Alzando los brazos

Inspiro las melodías de un resonar fundido con los lienzos del ayer.
Infundo hierro a mis espadas para hacerlas fortalecer contra los miedos de las noches más largas.
Imagino el aleteo de un pájaro entre brumas de ceniza, como mi alma, sobrevolando el volcán de tu mirada.
Intento mostrar de mi ser, entre la armonía de doble filo, lo que siento y probablemente siempre sentiré.
Impongo mi voz en la tormenta de una pobre esencia perdida por la incertidumbre del mañana, sin saber en esta vida lo que tiene sentido.
Interminables horas, confundiendo el ser con la mente, lo real con el sueño. Imaginando lo relativo de un mundo sin entrañas. Componiendo mi palabra ante las nuevas ideas. Creando sentimientos que inspiran la libertad como si la vida les fuera en ello. Alzando los brazos para poder volar con el grito de mi corazón en las manos. Mirando al destino, desafiándole a duelos inmortales. Controlando mis puños ante los golpes de la sociedad perpetua. Callando las inestables melodías d…
Encuentra el sentido                de lo impensable.

...