Las gotas de la noche

Cierro los ojos… siento el sol en mi cara y sólo puedo imaginar tu roce.
Camino entre las flores, componiendo mi imaginación llena de imágenes de tu rostro.
Admiro la luz entre los árboles y siento que la nostalgia me envuelve.
Podría pasar el invierno helado y seguir ardiendo en mi interior…

Admiro tu pelo bailar con el viento y las gotas de la noche resbalando por tu pecho.
Observo tu mirada posada en las estrellas, y encuentro mi paz en ella.
Bailo a tu alrededor buscando tu mano y cuando la encuentro se detienen los minutos para mostrarme el camino que seguiremos juntas…

Me hablas y tu voz resuena en mi mente como melodía cantada por dioses.
Me dices que algo sientes, y el mundo se detiene para decirme que algo importante va a suceder.
Me agarras de la cara y yo no puedo evitar abrazar tus sinuosas caderas…

Cuando te voy a decir lo que yo siento, me detienes con un beso y tu sonrisa me dice que nuestros sentimientos no tienen nombre.
Acaricio tu silencio y me parece lo más hermoso que he escuchado nunca.
Me aferro a tus abrazos mientras el tiempo pasa, y el sol florece por nuestra ventana.

Mi mente no deja de pensarte, mi alma no deja de sentirte, mi cuerpo no para de temblar.
Nuestra memoria queda grabada en el fuego ardiente de nuestras miradas, en las noches llenas de música vibrante.
Mientras hacemos el amor nuestros cuerpos se fusionan en uno sólo, y comprendemos…

Comprendemos que nuestras almas sangrarían si algo malo nos pasara. Que nuestro futuro está escrito junto. Que nuestra vida se derramaría sin nuestras sonrisas. Que las noches quedarían vacías sin nuestras caricias…

N {Propio}

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un perro andaluz

Ronroneo de tu piel

Bruma