VERDADERA VIDA

Los recuerdos... esos entrañables síntomas de nostalgia y afecto, añorados hoy, y vividos tiempo atrás, despiertan en ti lágrimas de culpa, de arrepentimiento... por desaprovechar ocasiones únicas que no regresarán.

Emotivos y anhelados tiempos, en los que disfrutabas con tan solo su presencia... mágicos instantes que, con una mirada se arreglaba cualquier problema o castigo... caricias que te inundan en un inmenso paraíso, donde cualquier preocupación... se desvanecía como polvos mágicos... y todo gracias a su maravillosa compañía...

Besos, abrazos, miradas, gestos, palabras... todo valía para transmitir lo que sentía...acciones que, cada una de ellas, era respondida al instante, con más cariño todavía.

Son tiempos en los que no cambiarías nada, cada detalle era perfecto, y como siempre "fantástico". Te invade la alegría, la necesidad por vivir cada minuto a su lado... momentos en los que desearías no despertar nunca, aún sabiendo el trágico final...

Esa forma de vida llamada, "realidad"... cruel e inoportuna enemiga, que te arranca de los momentos mas felices, devolviéndote a la triste verdad, fría como el hielo, carente de todo sentimiento... Algunos lo llaman vida... otros, simplemente, pasatiempos...

¿Qué hay de la verdadera vida? ¿Qué queda de ese dulce y apasionado motivo de existir?... Ese sentimiento que te invita a pasar, sin duda, los mejores momentos jamás imaginados... haciéndote culpable por convertir a alguien en la persona más feliz del mundo...

Desaparece por momentos, pocos la conservan, y muchos la ignoran... inconscientes de la ocasión que se les presenta... siguen desaprovechando oportunidades, que más tarde, sin duda alguna, se arrepentirán... frustrados por saber, que ese dolor perdura en la memoria...

Cada error es una lección aprendida. Solo queda mirar hacia delante y concienciarse de que en algún momento habrá otro tren que te abra las puertas de nuevo, y en ese instante, sin dudarlo, subirás, ignorando su destino, pero sabiendo que será maravilloso... porque sabes que pare donde pare, si estás con esa persona, será un buen lugar para comenzar tu verdadera vida llena de ilusión. Y solo quedarán recuerdos borrosos, que poco a poco se olvidan, dejando hueco a los realmente importantes...

Deja el pasado atrás, aprende y continúa adelante. Mira hacia el futuro, porque un día será tu presente, y tu pasado.

Andrés Cabañero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un perro andaluz

Por la boca muere el pez

Ronroneo de tu piel