Realmente bien



Escurro mis dedos por su cuello. Inspiro sus caricias con una sensualidad sutil. Desciendo mi cuerpo sobre el suyo, mientras los sonidos penetran en nuestras mentes estimuladas. Bailamos al son del jazz de nuestros cuerpos. Nuestros cuerpos sudados se deslizan por el mar de sentimientos. Y nuestra respiración entrecortada marca el final del baile.

Me introduzco en la ducha y mi cuerpo nota cada gota resbalando. Salgo a la calle y me siento realmente bien. El aire se introduce en mi húmedo pelo haciendo que se agite en ondulados movimientos. Miro a mi alrededor y todo parece borroso ante mi felicidad.

Entro en un pub y la música me inunda. Las trompetas hacen que mis pasos se vuelvan sensuales y noto mis caderas moverse al son de la sutil bateria. Sienta muy bien. Muevo mis brazos junto a la marea de gente. El humo de la sala se llena de colores y dejo que mi mente vuele por esa nube. Noto miradas, siento los cuerpos bailando, y mis problemas han desaparecido por completo. Invito a mi mente a perderse entre el tequila, mientras mis pies se deslizan con el ritmo de la música. Y mi sonrisa le dice al mundo que me siento realmente bien.

N {Propio}

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un perro andaluz

Ronroneo de tu piel

Bruma