Con la mano herida

Temo temiendo y aspiro queriendo una realidad donde mis sentimientos fluyan sin más.

Admiro escondiendo y suspiro imaginando un mundo donde haya paz.

Revuelvo mi mente y construyo mi alma con unos ideales fusionados en un compás.

Repudio el estruendo y observo el caos en el que la humanidad, por la desigualdad, se deja llevar.

Miro hacia el futuro y las nuevas generaciones y solo veo que estas palabras, por nuestro propio egoísmo, cosas como desdicha pueden conllevar.

Inspiro profundo y admiro el paisaje, pensando... pensando lo que nunca se hace. Soñando, soñando lo que el mundo pierde. Llorando las palabras que se confunden y sufriendo cada vida que muere.

Algunos inspiran profundo y ven el paisaje, pensando... pensando que el paisaje será suyo. Soñando, soñando que el mundo se postrará ante ellos. Riendo las miserias por las que obtienen sus riquezas.

Ahora tú, inspira profundo y recuerda tus pesadillas. Recuerda tu males. Entonces piensa, piensa en la gente que tus propias pesadillas podrían resultarles sueños confortables. Piensa que tu dolor podría ser un bálsamo en su profunda angustia. Piensa que siempre habrá alguien peor que tú.

Mira a los ojos a alguien y entonces pregúntate si esa persona hace algo por el mal del mundo o se ríe de ese mal. Después de eso mírate en el espejo... y hazte la misma pregunta, recordando que por muy herida que esté tu mano, siempre podrá ayudar a alguien más...

N {Propio}

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un perro andaluz

Por la boca muere el pez

Ronroneo de tu piel