Mi cobijo



Las miradas se escapan por el filo de las horas, mi camino se transforma en un río de lava, imposible, devastador... En mi mente se entrecruza un aire que revuelve mis sentimientos, convirtiéndolos en una espiral cada vez más vehemente...

Pero, justo antes de que mi alma se derrumbe, miro a mi lado y encuentro al corazón que late al mismo ritmo que el mío... tendiéndome unos brazos reconfortables y gritándole al mundo con la voz del pensamiento, que nunca me dejará de lado...

Y con una sonrisa me tumbo en su regazo de paz, mirando un camino reluciente por el que continuar.


N {Propio}

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un perro andaluz

Ronroneo de tu piel

Bruma