Esperanzas


Acurrucada en su hamaca de esperanzas se mece a la espera del nuevo amanecer. Pero lo que contempla es el crepúsculo de ese día.
Las lágrimas se confunden con las estrellas de la noche esperando que el sol emerja. Sus pensamientos se mezclan con el helor nocturno esperando a ver cumplida la promesa.
Su corazón no puede dormir y sus sueños en vela le recuerdan mares de palabras sepultadas en el fondo de su ser.
Sus manos temblorosas se mecen con el baile de la noche, intentando calmar sus temores y poniendo en peligro su ser colmándolo de esperanzas.

N {Propio}

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un perro andaluz

Por la boca muere el pez

Ronroneo de tu piel