Camino

Cuando mires al infinito y te preguntes ¿Por qué? mira hacia otro lado y simplemente sigue caminando.
Cuando lleves un rato andando, verás más caminos y te preguntarás ¿Cuál? Tú, sencillamente, sigue el dictado de tu corazón y aunque te equivoques el camino te llevará, al fín, donde tú hayas querido y allí podrás mirar al infinito y preguntarte ¿Por qué? hallando alguna respuesta que apacigüe tu alma y sin darte cuenta te habrás completado y comprendido a tí mismo y verás un camino lleno de aciertos.


N {Propio}

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un perro andaluz

Por la boca muere el pez

Ronroneo de tu piel