sábado, marzo 27, 2010

Entre cigarrillos...


Miro por la ventana las gotas de lluvia caer como las lágrimas que no soy capaz de derramar. Miro mi cigarrillo consumirse como se consume poco a poco mi esperanza. Me siento cara el ordenador y miro el Word en blanco. Mis manos no son capaces de reaccionar y mi alma se niega a explicar lo que en ella persiste. Me levanto con la esperanza de inspirarme o de, quizás, olvidarte. Me miro al espejo y veo mis ojeras, huellas de tu paso por mis sueños. Mi cordura se resiste a abandonar y mi mente niega lo evidente. No puedo más…

Tras horas pensativa me lanzo a escribir mi vida, y explico todo lo que por ti daría. Me hundo en la soledad con el Word en blanco mientras las letras van flotando poco a poco formando mi terrible verdad.

El dolor me inunda al leer mi triste vida, pero mis manos continúan desahogando lo que jamás pude contar.
Mis ojos se humedecen y mis manos tiemblan. Saco otro cigarrillo y miro el humo volar libre como tantas veces mi ser desea estar. Y otra vez… no puedo más…

Al fin guardo el archivo y contemplo mis lágrimas caer. Es un alivio.
Miro las letras mientras mi mente vaga por otro planeta. Tras de mi la cama me aguarda deseosa porque a ella me una. Mientras me enciendo otro cigarrillo me pregunto a mi misma si alguna vez este texto será leído. Pero al mirarme de nuevo en el espejo comprendo… que mi historia siempre se quedará conmigo, y mientras me fumo poco a poco el último cigarrillo borro el archivo que contiene mis deseos, mis sentimientos, mis delirios… mi vida. Y me duele que por ti jamás seré comprendida.

N {Propio}

No hay comentarios:

Publicar un comentario